Teclados históricos

Es poco habitual escuchar a un intérprete tocando diferentes teclados en un mismo concierto. Michael Tsalka es un experto. Sus continuos conciertos en todo el mundo combinan todo tipo de instrumentos históricos y también modernos, con repertorios que incluyen obras desde el barroco hasta nuestros días. La confluencia de este músico con los instrumentos del museo nos ha permitido saborear especialmente un repertorio inusual.

A lo largo del siglo XVIII, el clave y el nuevo instrumento inventado, el fortepiano, convivieron y compartieron rol y repertorio. El propio Scarlatti lo experimentó en una época muy temprana ya que, además del clave, en la corte española dispuso de pianos de Cristofori. Scarlatti fue uno de los compositores de referencia de Clementi, músico que conecta los autores de este programa. Hemos escuchado sonatas de Scarlatti en dos de los instrumentos del museo. Gracias a su reciente restauración, hemos tenido la oportunidad de disfrutar del sonido delicado del piano de mesa Zumpe & Buntebart (Londres, 1776). Johannes Zumpe construyó pianos de mesa pequeños y de bajo coste que llegaron a diferentes clases sociales. También hemos escuchado Scarlatti en el clave Christian Zell (Hamburgo, 1737), una de las joyas del museo. Actualmente sólo quedan tres ejemplares en el mundo. El resto del programa ha sonado en el piano de mesa Miguel Slocker (Madrid, 1831).

Gracias a su sonoridad más potente, al pedal de resonancia y a la tesitura más amplia, es adecuado para interpretar las obras más pianísticas del concierto. Clementi, además de compositor era fabricante de pianos de todo tipo y sus modelos de mesa no están lejos de este Slocker. De este autor hemos escuchado las variaciones sobre la canción francesa Au clair de la lune, publicadas en 1821, y la Scena patética, fantasía de forma libre incluida el Gradus ad Parnassum, obra magna de Clementi escrita entre 1816 y 1826, compendio de su arte y referencia para todos los compositores-pianistas románticos. La Fantasía op. 109 de Ferdinand Ries es una obra programática, compuesta en 1821 sobre el poema Resignation de Schiller. Alumno de Beethoven, Ries trabajó unos años en Londres coincidiendo con muchos músicos y con Clementi, a quien dedicó un concierto para piano. Moscheles también vivió un tiempo en Londres y fue gran amigo de Clementi. Precisamente tres de los invitados que destacaron hablando animadamente en una fiesta en su casa fueron la soprano Henrietta Sontag, Clementi y el escritor Walter Scott. En la obra que hemos escuchado, la protagonista es otra cantante, Giuditta Pasta, tan célebre como la anterior. Con algunas de las arias que solía cantar, Moscheles compuso la fantasía Pensieri alla Pasta.